La curiosidad mató al gato.